MEDITACIONES – mirar a Jesús

Meditación sobre el fragmento del mensaje de 25/02/16  “… mirad a Jesús, …”

Autor: Antonio Martín de las Mulas

abbacomunicaciones

1. Adoración. Cuando nuestra Madre nos invita a mirar a Jesús, nos invita a participar en la adoración a Jesús Sacramentado, a mirarle en silencio. Mirar a Jesús es adorar el Santísimo Sacramento del Altar.

2. Lectura de las Escrituras. Al mismo tiempo “mirar a Jesús” significa leer y meditar las Sagradas Escrituras, ya que las Escrituras son también Cuerpo de Cristo, el Verbo que se hizo carne.

3. Atención en la Misa. Mirar a Jesús significa no distraernos mientras participamos en la celebración de la Santa Misa, pues en ésta hemos de fijar nuestra mirada con todo nuestro corazón en el centro que es Jesús, sin perder detalle, sin despistarnos de lo que sucede en cada momento litúrgico.

4. Obras de misericordia. “mirad a Jesús”, también significa mirar a los pobres, a los humildes, a los desvalidos, a los necesitados, a nuestros hermanos, y amarlos y ayudarles. Pues en efecto, lo que hacemos a uno de estos pequeños se lo hacemos a Él. Esta meditación nos abre a la práctica de las obras de misericordia corporales y espirituales que contempla el punto 2447 del catecismo.

5. Misericordia. “Mirad a Jesús” recuerda a la estación del “Vía Crucis”, en la que María se encuentra con su Hijo en el camino de la amargura. Por tanto supone ponernos en el lugar de María, y mirar a Jesús cargando con la cruz, mirar a los suficientes del mundo con amor, a los desesperanzados, a los atormentados, a los desahuciados del sistema económico.

6. Mirada limpia. Confesión. Hemos de mirar a Jesús como lo miraba María cuando cargaba con la cruz. La mirada de María es una mirada limpia que procede de un corazón puro e inmaculado. Por tanto hemos de limpiar nuestra mirada con el arrepentimiento, el dolor de los pecados la reparación y la confesión; sin falsedades ni fariseísmos.

7. Vocación y misión. La vocación de Jesús a los apóstoles comenzó con una mirada de amor. “Mirad a Jesús” significa también atender la vocación a la que nos llama, atender la misión que Jesús nos encomienda.

8. Evitar el pecado. “Mirad a Jesús”, significa no mirar el pecado, no atenderlo. Quien mira el pecado no mira a Jesús. Así pues María nos indica que hemos de guardar nuestros sentidos de la seducción maligna que nos acecha durante las 24 horas del día; evitar la ocasión del pecado, no atender la distracción, y mantenernos en oración constante. Mantenernos mirando rectamente, y como se dice en las Escrituras, sin desviarnos a derecha o a izquierda.

9. Atender a la Iglesia. La Iglesia, la comunidad es el cuerpo místico de Jesús. Por tanto mirar a la Iglesia significa atender sus necesidades, seguir sus indicaciones, contribuir a su crecimiento y desarrollo, y participar en los sacramentos y eventos que celebra.

10. Creación. Jesús también está en la creación. Contemplar la belleza de la naturaleza, contemplar la belleza de todo lo que Dios ha hecho es mirar a Jesús. Dios hizo el mundo por medio de su palabra. Y Jesús es la Palabra, el Verbo divino, el “Logos” que se hizo carne. Captar la belleza de la creación es captar la belleza de Dios.

Otras Meditaciones.